L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church
Forum RP de l'Eglise Aristotelicienne du jeu en ligne RR
Forum RP for the Aristotelic Church of the RK online game
 
Lien fonctionnel : Le DogmeLien fonctionnel : Le Droit CanonLien fonctionnel : Le Réseau
Lien fonctionnel : Le ParcheminLien fonctionnel : Les Registres
 FAQFAQ   RechercherRechercher   Liste des MembresListe des Membres   Groupes d'utilisateursGroupes d'utilisateurs   S'enregistrerS'enregistrer 
 ProfilProfil   Se connecter pour vérifier ses messages privésSe connecter pour vérifier ses messages privés   ConnexionConnexion 

Hagiografía de San Jerónimo

 
Poster un nouveau sujet   Répondre au sujet    L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum -> La Iglesia Hispanica - L'Église des Royaumes Hispaniques - Church of the Hispanic Kingdoms -> Biblioteca Hispánica
Voir le sujet précédent :: Voir le sujet suivant  
Auteur Message
Lady_lluvia



Inscrit le: 15 Mai 2012
Messages: 714
Localisation: A veces en el cielo, a veces en la tierra y otras veces en las nubes

MessagePosté le: Jeu Mar 09, 2017 7:24 pm    Sujet du message: Hagiografía de San Jerónimo Répondre en citant

Citation:


    Hagiografía de San Jerónimo


    Jerónimo, aunque nacido de padres aristotélicos, no fue bautizado hasta el año 360, cuando fue a Roma con su hermano Bonosus para continuar sus estudios de retórica y filosofía. Estudió bajo la dirección de Elio Donato, un buen gramático. Jerónimo también aprendió griego sin la más mínima intención de estudiar los textos fundadores del aristotelismo.

    Muy influenciado por el Concilio de Nicea, en el que se había asentado el predominio de Christos "mesías" y Aristóteles "simple profeta y anunciador." Consideraba, como muchos creen de esta época, el estudio de Aristóteles como una pérdida de tiempo ya que su profecía nunca se había cumplido.

    Después de algunos años en Roma, fue con Bonosus a Galia y se instaló en Tréveris "sobre la orilla a la mitad bárbara del Rin". Allí comenzó su carrera teológica y copiados muchos textos populares y religiosos que se encuentran en sus pasos. Algunos de sus amigos lo acompañaron cuando empezó, hacia 373, un viaje a través de la Tracia y Asia Menor para viajar al norte de Siria en busca de las huellas dejadas por la primera tribu de la humanidad.

    En Antioquía, dos de sus compañeros murieron y él mismo cayó enfermo varias veces. Durante una de estas enfermedades (invierno 373-374) tuvo un sueño que le desvió de los estudios profanos y le instó a dedicarse a Dios. En este sueño, que cuenta en una de sus cartas, fue criticado por ser "ciceroniano y no aristotélico". Él parece haber renunciado durante mucho tiempo después de este sueño para estudiar los clásicos seculares y haberse sumido en los escritos de Aristóteles y Spyosu.

    Enseñó luego en Antioquía. Deseando vivir en penitencia altamente ascética, pasó algún tiempo en el desierto de Calcis, al suroeste de Antioquia, conocida bajo el nombre de la "Tebaida de Siria", debido al gran número de ermitaños que vivían allí. Sin embargo sus trabajos sobre los textos de Aristóteles le hizo ver las cosas  de otro modo y comprendió muy rápidamente que lo importante era vivir para los demás y no el hacer penitencia permanentemente como las costumbres heredadas de Nicea empujaban a los creyentes a hacerlo.

    Un día en el momento de una reunión de teólogos, se le dijo que sus posiciones corrían peligro de apartarle de la vía de Christos, él respondió:

    Citation:
      ¡Qué tal o tal doctor de la iglesia sea casi heterodoxo desde el concilio de Nicea, poca importancia tiene! No niego que, literalmente, pueda serlo en algunos temas. Pero lo que importa es que se han interpretado correctamente las Escrituras, se han explicado los puntos oscuros de los profetas y se revelaron los misterios del Libro de las Virtudes.


    A su regreso a Antioquía en el año 378 ó 379, fue ordenado por el Obispo Paulino. Poco después, fue a Constantinopla para continuar su investigación y gracias a esto, es que Roma puede tener una de las bibliotecas más ricas en textos originales del comienzo de nuestra historia.
    Su mayor orgullo fue encontrar la versión original del Credo, haber escrito la primera hagiografía de San Olcovidius y traerlo a Roma donde permaneció durante tres años (382-385), en contacto directo con el Papa Dámaso, cabeza de la Iglesia de Roma.

    Invitado al concilio de 382, que fue convocado para poner fin al cisma de Antioquía, se convirtió en indispensable para el Papa. Entre otras cosas, se encargó de la revisión del texto de la prehistoria, teniendo como base el Nuevo texto de Aristóteles redescubierto por él. Este trabajo lo ocupó durante muchos años y constituye su obra mayor; sin embargo una gran parte de este trabajo fue escondido para desafiar el dominio de Christos mostrando lo importante que era Aristóteles.

    Sin embargo ejerció una influencia significativa en el curso de los tres años pasados en Roma, particularmente por su celo en la defensa del ascetismo. Lla crítica virulenta que hacía Jerónimo del clero regular y su voluntad de atribuir a Aristóteles como profeta la misma importancia que a Christos, originaron una hostilidad creciente respecto a él por parte del clero y por parte de sus partidarios. Poco tiempo después de la muerte de su protector Dámaso (el 10 de diciembre 384), Jerónimo dejó Roma.

    En agosto de 385, regresó a Antioquía, acompañado por su hermano Paulinianus y algunos amigos, resuelto a dejar a su entorno patricio para poner fin a sus días en la Tierra Santa.

    Sus amigos y él visitaron Jerusalén, Belén y los lugares santos de Galilea; luego se fueron a Egipto, donde vivían los grandes modelos de la vida ascética. En Alejandría, descubrió los textos de Mhour y comprendió que la vida no debía estar compuesta de sufrimiento para ser bendecido por el Altísimo, muy al contrario la búsqueda del placer y del jolgorio podría ser mucho más benéfico que mortificarse.

    Se volvió a sumergir en los textos de Aristóteles con una nueva mirada y destruyó sus últimos trabajos para volverse a sumergir en su reescritura. Su divisa era ahora una frase de Oane "no busque a Dios en el sufrimiento, sino acuérdese usted de haber sufrido para no perderle".

    Comprendiendo que había que educar a la gente para que pudiesen vivir socialmente y en armonía, se puso a escribir numerosos textos para ayudar al predicador a llevar a los fieles a meditar sobre textos que hablaban de la vida y de lo que ellos conocían: su vida de todo los días.

    Viviendo gracias a los medios que le proporcionaron sus nobles amigos, escribió continuamente y aumentó sin cesar el número de sus libros. Debemos a estos treinta y cuatro últimos años de su existencia la mayor parte de su obra.

    Siguiendo sus escritos contra los Pelagianos (1), una tropa de partidarios de estos últimos invadió su retiro, lo prendió fuego y obligó a Jerónimo a refugiarse en una fortaleza cercana.

    Perseguido por numerosas facciones sectarias de la Iglesia y con el miedo de que la celebración de Christos fuese a destruir los textos de Aristóteles, confió tres sobres de cuero sellados con los textos originales de Aristóteles, así como su anillo de Obispo a uno de sus amigos soldado que tuvo que regresar a  su familia a Monte Cassin.

    La fecha de su muerte nos es conocida por la crónica de Próspero de Aquitania. Sus restos, enterrados primero en Jerusalén, posteriormente dicen que fueron trasladados a la iglesia de Santa María la Mayor en Roma.

    (1) Pelagio, monje bretón juzgado herético por la Iglesia, nacido en el siglo IV. Pelagio minimizaba el papel de confesión y exaltaba la primacía y la eficacia del esfuerzo personal en la práctica de la virtud. Pretendía que el hombre podía, por su solo libre albedrío abstenerse del pecado, negaba la necesidad de la confesión y del bautismo.

    En efecto, para el monje bretón los humanos que tienen el libre albedrío eligen pecar y por lo tanto no tienen que ser perdonados más tarde pues, sólo Dios es juez y Él sólo puede perdonar. Él predica entonces una regla de vida con el fin de hacerla "una élite de la virtud ", pero su intransigencia y su rigidez lo empujó a olvidar el medio justo y se volvió tan extremista en la búsqueda de la virtud, que finalmente se hundió en la herejía negando Roma y el clero como el representante del Creador.

    Traducido por Kalahn Hojaseca de Palafox.
    Revisado por Lluvia de Soria.
    Texto original en francés.

_________________
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé
Montrer les messages depuis:   
Poster un nouveau sujet   Répondre au sujet    L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum -> La Iglesia Hispanica - L'Église des Royaumes Hispaniques - Church of the Hispanic Kingdoms -> Biblioteca Hispánica Toutes les heures sont au format GMT + 2 Heures
Page 1 sur 1

 
Sauter vers:  
Vous ne pouvez pas poster de nouveaux sujets dans ce forum
Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum
Vous ne pouvez pas éditer vos messages dans ce forum
Vous ne pouvez pas supprimer vos messages dans ce forum
Vous ne pouvez pas voter dans les sondages de ce forum


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Traduction par : phpBB-fr.com