L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church
Forum RP de l'Eglise Aristotelicienne du jeu en ligne RR
Forum RP for the Aristotelic Church of the RK online game
 
Lien fonctionnel : Le DogmeLien fonctionnel : Le Droit Canon
 FAQFAQ   RechercherRechercher   Liste des MembresListe des Membres   Groupes d'utilisateursGroupes d'utilisateurs   S'enregistrerS'enregistrer 
 ProfilProfil   Se connecter pour vérifier ses messages privésSe connecter pour vérifier ses messages privés   ConnexionConnexion 

[ESP-Dogma]]San Juan, Santo Mártir

 
Poster un nouveau sujet   Répondre au sujet    L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum -> La Bibliothèque Romaine - The Roman Library - Die Römische Bibliothek - La Biblioteca Romana -> Office des bibliothécaires - Office of the Librarian
Voir le sujet précédent :: Voir le sujet suivant  
Auteur Message
Jolieen
Cardinal
Cardinal


Inscrit le: 28 Mai 2018
Messages: 2573

MessagePosté le: Lun Mar 25, 2019 1:35 pm    Sujet du message: [ESP-Dogma]]San Juan, Santo Mártir Répondre en citant

Citation:
San Juan, Santo Mártir


I- Su vida con Christos

Una vez Christos le encontró cuando salía del desierto, Juan siempre quiso propagar la Santa Palabra de Aristóteles y, cuando Christos fué hacia él, lo abandonó todo inmediatamente para seguirle.

No se convirtió en apóstol, peró pasó a formar parte de un grupo reducido de fieles, seguidor de Christos y los apóstoles, recordaba la Santa Palabra a los que dudaban o comenzaban a caer en el pecado cuando Christos partía.

Fué uno de los discipulos de Christos más apasionado. Era el más joven de entre todos los que le seguían, apóstoles inclusive. Pronunció el voto de castidad a partir de su encuentro con Christos, cuyas palabras absorbía e intentaba encontrar siempre su lado más puro de las cosas. Ante el pueblo, era el primero en encender la llama de los extraviados , aportándoles las enseñanzas de Aristóteles y Christos, y siempre era el último en irse de un lugar.

Christos, una vez, observándole, le dijo:


-¿Por qué, tú,el más fiel y devoto de mis seguidores, no aceptas juntarte a mi grupo y convertirte en apóstol?

Alagado, Juan le miró y le respondió:

-Christós, vuestro papel y el de los apóstoles es el de iluminar al pueblo en la Santa Fe Aristotélica. Eres como un faro que iluminas en la oscuridad. Pero a veces, tras vuestra partida, algunas llamas se apagan en los espíritus más débiles. Si yo estoy a vuestro lado, el pueblo ya no será, tal vez, iluminado más por vuestras palabras, pero las llamas podran permanecer encendidas.

Sin embargo acabó siguiendo a Christos, y el día de su muerte éste último le hizo jurar que velaría por su madre María y protegerla como si él fuese su propio hijo.

II-Su vida tras la muerte de Christos

Tras la muerte de Christos, Juan siguió propagando la fe aristotélica en Palestina, nombrando clérigos que custodiasen sus enseñanzas.

Perseguido por los romanos, Juan decidió refugiarse en Éfeso. Durante el viaje, curó con sus oraciones a todos los soldados de su escolta que padecían de disentería y, al llegar, curó también con sus oraciones el hijo de un notable, poseído por un espíritu impío, lo cual le dió la oportunidad de buatizar a toda su familia al llegar.

Garantizaba las confesiones a los fieles y, por cada uno de sus pecados, volvía al bosque en busca de ramas y madera que amontonava en un campo. Dirigiéndose a los habitantes de Éfeso, les dijo:


- Ésta pira simboliza el perdon de Dios, mediante mi persona, a vuestras confesiones; os lo concede cada dia, a todos. Os recuerda que cada día podéis extraviaros pero que, al hacerlo, os sometéis al juizio del Altísimo, el cual perdona pero no olvida.

En una fiesta en honor a la diosa Artemisa, la cual era venerada por los efesios, Juan subió a un monte donde se erigía la gran estatua de la diosa y comenzó a predicar a la multitud pagana. Estos, furiosos, trataron de apedrearlo, pero todas las piedras dieron a la esculutra que se rompió en mil pedazos, los cuales salieron despedidos en contra los que seguían lanzándole piedras. Mientras Juan rezaba, la tierra tembló y engulló a los más vengativos, pero tras esto la multitud suplicó a Juan, el cual recorrió a su misercordia. Finalmente, todos ellos salieron de las profundidades de la tierra, venerando al Santo y pidiéndole el bautismo.

Detuvieron, entonces, y condujeron a Juan ante el templo de Artemisa, donde un oficial imperial lo acusó de magia negra y lo condenó a muerte. Juan oró a Dios y el templo se derrumbó sin matar a nadie.

Conduzido ante el Emperador, éste decidió hacerlo hervir. Cuando Juan estaba a punto de sucumbir, perdió el conocimiento.

Entonces se le apareció Christós en sueños y le dijo:


-Juan, en tu vida ya has encendido suficientes almas de fieles en la Fe Verdadera. Has renunciado a los placeres carnales y te ofreces al Altísimo. Ahora, el Altísimo, me envía para pedirte que termines tu ministerio.

-¿Cómo?- respondió Juan

-Hoy no morirás, porque es la voluntad del Altísimo. El emperador te liberará e irás con Samoth a Éfeso para ayudarle en su búsqueda de la verdad sobre mi vida y las enseñanzas que es necesario que transmitáis a las futuras generaciones.

Entonces el agua dejó de hervir y el fuego se apagó ante los ojos sorprendidos del emperador, el cual mandó liberar a Juan. Al mismo tiempo, un fuego idéntico al que se había apagado hacía un momento, apareció bajo una pira de madera, sin que ésta fuera encendida.

Liberado, Juan llegó a Éfeso, llegando el 24 de Junio al caer la noche, y pasó toda la noche ante la pira de madera.

Se sorprendió al ver la llama, y Christos se le apareció nuevamente:


-Cuando Dios concede su perdón, es necesario no olvidarlo. Por eso, el mismo fuego que te hubiese privado de vivir, te recordará, a ti y a los efesios, que debéis recordar su perdón, así como vuestras faltas. Este día que separa la primavera del verano; será el día del olvido.

En ese momento las llamas se apoderaron de la madera, alzándose, de repente, varios metros.

-Si éstas ramas ayudan a los más débiles a permanecer en el camino correcto, entonces sigue apilándolas, ya que nada es en vano si ayuda a preservar la fe. Pero es Dios a quién deben recordar, y a su perdón, y ser hombres virtuosos. Ésta es la razón por la cual te pido que quemes, cada año, en la noche de la entrada del verano, éstas ramas amontonadas, para que permitan que los hombres avancen.

Los años siguientes, Juan ayudó a Samoth en sus escrituras y siguió protegiendo la fe en Éfeso. Cada año quemaba las piras que había construido y pedía a los efesios que se perdonasen a si mismos, para que pudieses conservar una vida virtuosa durante los tiempos venideros.

En el momento de su muerte, él hizo cavar una fosa y entró en oración a Dios. Tan pronto como terminó su oración, él estaba rodeado de una luz tan brillante que nadie podía verlo. Una vez que la luz desapareció, encontraron el pozo lleno de maná divino.

III- Citas

Citation:
Lo que está escrito, está escrito.


Citation:
Amados unos a otros como yo os he amado.


Citation:
No hay mayor amor que el que da la vida por sus amigos.


Citation:
Quien busque salvar su vida, la perderá.


Citation:
No juzgéis por las apariencias. Juzgáis con equidad.


Citation:
El viento sopla hacia donde quiere; escucharéis su voz, pero no sabréis ni de dónde viene ni hacia donde va.


IV- Oración a San Juan

Oh glorioso Juan, tan querido por Christos que mereciste descansar la cabeza en su santo pecho,
y ser, por él en su lugar, dado como hijo a su madre;

Pon en mi corazón un gran amor por el Altísimo, Aristóteles y Christos.
Ponme con el Señor que yo también
con un corazón puro de todos los afectos terrenales,
yo soy digno de estar unido aquí
a Aristóteles y a Christós, como un discipulo fiel,
y al Altísimo, como un hijo tan devoto,
para permanecer unidos por siempre en el cielo

Que así sea.

Traducido por Ignius de Muntaner
Revisado por Monseñor Lisandro Siqueira


Code:
[quote][b][i][size=18]San Juan, Santo Mártir[/size][/b][/i]


[i][b]I- Su vida con Christos[/b]

Una vez Christos le encontró cuando salía del desierto, Juan siempre quiso propagar la Santa Palabra de Aristóteles y, cuando Christos fué hacia él, lo abandonó todo inmediatamente para seguirle.

No se convirtió en apóstol, peró pasó a formar parte de un grupo reducido de fieles, seguidor de Christos y los apóstoles, recordaba la Santa Palabra a los que dudaban o comenzaban a caer en el pecado cuando Christos partía.

Fué uno de los discipulos de Christos más apasionado. Era el más joven de entre todos los que le seguían, apóstoles inclusive. Pronunció el voto de castidad a partir de su encuentro con Christos, cuyas palabras absorbía e intentaba encontrar siempre su lado más puro de las cosas. Ante el pueblo, era el primero en encender la llama de los extraviados , aportándoles las enseñanzas de Aristóteles y Christos, y siempre era el último en irse de un lugar.

Christos, una vez, observándole, le dijo:[/i]

-[color=black]¿Por qué, tú,el más fiel y devoto de mis seguidores, no aceptas juntarte a mi grupo y convertirte en apóstol?[/color]

[i]Alagado, Juan le miró y le respondió:[/i]

-[color=black]Christós, vuestro papel y el de los apóstoles es el de iluminar al pueblo en la Santa Fe Aristotélica. Eres como un faro que iluminas en la oscuridad. Pero a veces, tras vuestra partida, algunas llamas se apagan en los espíritus más débiles. Si yo estoy a vuestro lado, el pueblo ya no será, tal vez, iluminado más por vuestras palabras, pero las llamas podran permanecer encendidas. [/color]

[i]Sin embargo acabó siguiendo a Christos, y el día de su muerte éste último le hizo jurar que velaría por su madre María y protegerla como si él fuese su propio hijo.[/i]

[b]II-Su vida tras la muerte de Christos[/b]

[i]Tras la muerte de Christos, Juan siguió propagando la fe aristotélica en Palestina, nombrando clérigos que custodiasen sus enseñanzas.

Perseguido por los romanos, Juan decidió refugiarse en Éfeso. Durante el viaje, curó con sus oraciones a todos los soldados de su escolta que padecían de disentería y, al llegar, curó también con sus oraciones el hijo de un notable, poseído por un espíritu impío, lo cual le dió la oportunidad de buatizar a toda su familia al llegar.

Garantizaba las confesiones a los fieles y, por cada uno de sus pecados, volvía al bosque en busca de ramas y madera que amontonava en un campo. Dirigiéndose a los habitantes de Éfeso, les dijo: [/i]

-[color=black] Ésta pira simboliza el perdon de Dios, mediante mi persona, a vuestras confesiones; os lo concede cada dia, a todos. Os recuerda que cada día podéis extraviaros pero que, al hacerlo, os sometéis al juizio del Altísimo, el cual perdona pero no olvida.[/color]

[i]En una fiesta en honor a la diosa Artemisa, la cual era venerada por los efesios, Juan subió a un monte donde se erigía la gran estatua de la diosa y comenzó a predicar a la multitud pagana. Estos, furiosos, trataron de apedrearlo, pero todas las piedras dieron a la esculutra que se rompió en mil  pedazos, los cuales salieron despedidos en contra los que seguían lanzándole piedras. Mientras Juan rezaba, la tierra tembló y engulló a los más vengativos, pero tras esto la multitud suplicó a Juan, el cual recorrió a su misercordia. Finalmente, todos ellos salieron de las profundidades de la tierra, venerando al Santo y pidiéndole el bautismo.

Detuvieron, entonces, y condujeron a Juan ante el templo de Artemisa, donde un oficial imperial lo acusó de magia negra y lo condenó a muerte. Juan oró a Dios y el templo se derrumbó sin matar a nadie.

Conduzido ante el Emperador, éste decidió hacerlo hervir. Cuando Juan estaba a punto de sucumbir, perdió el conocimiento.

Entonces se le apareció Christós en sueños y le dijo:[/i]

-[color=black]Juan, en tu vida ya has encendido suficientes almas de fieles en la Fe Verdadera. Has renunciado a los placeres carnales y te ofreces al Altísimo. Ahora, el Altísimo, me envía para pedirte que termines tu ministerio. [/color]

-[color=black]¿Cómo?[/color]- [i]respondió Juan[/i]

-[color=black]Hoy no morirás, porque es la voluntad del Altísimo. El emperador te liberará e irás con Samoth a Éfeso para ayudarle en su búsqueda de la verdad sobre mi vida y las enseñanzas que es necesario que transmitáis a las futuras generaciones.[/color]

[i]Entonces el agua dejó de hervir y el fuego se apagó ante los ojos sorprendidos del emperador, el cual mandó liberar a Juan. Al mismo tiempo, un fuego idéntico al que se había apagado hacía un momento, apareció bajo una pira de madera, sin que ésta fuera encendida.

Liberado, Juan llegó a Éfeso, llegando el 24 de Junio al caer la noche, y pasó toda la noche ante la pira de madera.

Se sorprendió al ver la llama, y Christos se le apareció nuevamente:[/i]

-[color=black]Cuando Dios concede su perdón, es necesario no olvidarlo. Por eso, el mismo fuego que te hubiese privado de vivir, te recordará, a ti y a los efesios, que debéis recordar su perdón, así como vuestras faltas. Este día que separa la primavera del verano; será el día del olvido. [/color]

[i]En ese momento las llamas se apoderaron de la madera, alzándose, de repente, varios metros.[/i]

-[color=black]Si éstas ramas ayudan a los más débiles a permanecer en el camino correcto, entonces sigue apilándolas, ya que nada es en vano si ayuda a preservar la fe. Pero es Dios a quién deben recordar, y a su perdón, y ser hombres virtuosos. Ésta es la razón por la cual te pido que quemes, cada año, en la noche de la entrada del verano, éstas ramas amontonadas, para que permitan que los hombres avancen.[/color]

[i]Los años siguientes, Juan ayudó a Samoth en sus escrituras y siguió protegiendo la fe en Éfeso. Cada año quemaba las piras que había construido y pedía a los efesios que se perdonasen a si mismos, para que pudieses conservar una vida virtuosa durante los tiempos venideros. [/i]

En el momento de su muerte, él hizo cavar una fosa y entró en oración a Dios. Tan pronto como terminó su oración, él estaba rodeado de una luz tan brillante que nadie podía verlo. Una vez que la luz desapareció, encontraron el pozo lleno de maná divino.

[b]III- Citas [/b]

[quote] Lo que está escrito, está escrito.[/quote]

[quote] Amados unos a otros como yo os he amado. [/quote]

[quote] No hay mayor amor que el que da la vida por sus amigos.[/quote]

[quote] Quien busque salvar su vida, la perderá. [/quote]

[quote] No juzgéis por las apariencias. Juzgáis con equidad. [/quote]

[quote] El viento sopla hacia donde quiere; escucharéis su voz, pero no sabréis ni de dónde viene ni hacia donde va.  [/quote]

[i][b]IV- Oración a San Juan[/b]

Oh glorioso Juan, tan querido por Christos que mereciste descansar la cabeza en su santo pecho,
y ser, por él en su lugar, dado como hijo a su madre;

Pon en mi corazón un gran amor por el Altísimo, Aristóteles y Christos.
Ponme con el Señor que yo también
con un corazón puro de todos los afectos terrenales,
yo soy digno de estar unido aquí
a Aristóteles y a Christós, como un discipulo fiel,
y al Altísimo, como un hijo tan devoto,
para permanecer unidos por siempre en el cielo

Que así sea.

Traducido por Ignius de Muntaner
Revisado por Monseñor Lisandro Siqueira[/i][/quote]

_________________

Cardinal-Deacon of the British Isles -Bishop In Partibus of Lamia - Prefect to the Villa of St.Loyat - Expert to the pontificial collages of Heraldry - Assessor to the Developing Churches
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé
Jolieen
Cardinal
Cardinal


Inscrit le: 28 Mai 2018
Messages: 2573

MessagePosté le: Lun Mar 25, 2019 1:35 pm    Sujet du message: Répondre en citant

Arrow Origin: http://rome.lesroyaumes.com/viewtopic.php?t=4732
_________________

Cardinal-Deacon of the British Isles -Bishop In Partibus of Lamia - Prefect to the Villa of St.Loyat - Expert to the pontificial collages of Heraldry - Assessor to the Developing Churches
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé
Montrer les messages depuis:   
Poster un nouveau sujet   Répondre au sujet    L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum -> La Bibliothèque Romaine - The Roman Library - Die Römische Bibliothek - La Biblioteca Romana -> Office des bibliothécaires - Office of the Librarian Toutes les heures sont au format GMT + 2 Heures
Page 1 sur 1

 
Sauter vers:  
Vous ne pouvez pas poster de nouveaux sujets dans ce forum
Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum
Vous ne pouvez pas éditer vos messages dans ce forum
Vous ne pouvez pas supprimer vos messages dans ce forum
Vous ne pouvez pas voter dans les sondages de ce forum


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Traduction par : phpBB-fr.com