L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church
Forum RP de l'Eglise Aristotelicienne du jeu en ligne RR
Forum RP for the Aristotelic Church of the RK online game
 
Lien fonctionnel : Le DogmeLien fonctionnel : Le Droit Canon
 FAQFAQ   RechercherRechercher   Liste des MembresListe des Membres   Groupes d'utilisateursGroupes d'utilisateurs   S'enregistrerS'enregistrer 
 ProfilProfil   Se connecter pour vérifier ses messages privésSe connecter pour vérifier ses messages privés   ConnexionConnexion 

[Hagiografia]Santa Catalina de Urbino

 
Poster un nouveau sujet   Répondre au sujet    L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum -> La Iglesia Hispanica - L'Église des Royaumes Hispaniques - Church of the Hispanic Kingdoms -> Biblioteca Hispánica
Voir le sujet précédent :: Voir le sujet suivant  
Auteur Message
Ignius



Inscrit le: 17 Nov 2010
Messages: 3431
Localisation: Catalunya

MessagePosté le: Ven Nov 23, 2012 8:31 pm    Sujet du message: [Hagiografia]Santa Catalina de Urbino Répondre en citant

Citation:



Santa Catalina de Urbino, Patrona de Italia y del arte de la medicina.

Biografía:


1. Placer- Infancia y vocación

Catalina nació en Urbino el 27 de julio de 1347 en una familia de tejedores compuesta por Jacopa Bencivenni y Ubaldo Corelli, en un popular barrio de la ciudad. Fue la última de catorce hijos, siete hermanos y siete hermanas.
Desde pequeña demostró una gran devoción y una profunda espiritualidad, a las que consideraba el único camino para encontrar la felicidad y satisfacción del espíritu.

Durante los primeros años de vida su madre llevaba a Catalina cuando iba a lavar los paños en el río y un día, como sucedía a menudo, como la casa estaba demasiado alejada para llevarse toda la carga de paños mojados y tenderlos en casa, puso a Catalina a gatear sobre el prado y comenzó a lavar un paño tras otro hasta llegar a los pañales de la niña, que una vez lavados, decidió extender sobre una mata de zarzas seca, para que no se mancharan de verde.
Pasaron algunas horas y justo cuando debían regresar a casa, Jacopa fue a recoger los paños de todos los árboles y arbustos, pero mientras estaba a punto de recoger a la niña, descubrió que ella estaba cerca de la mata de zarzas y le indicaba: se estaba olvidando justamente de aquellos paños.
Se acercó, tomó los paños ya secos y descubrió que la mata de zarzas, antes seca y desnuda, estaba ahora totalmente cubierta de flores blancas.

Se relata como el episodio de su infancia que muestra su precoz devoción.
La pequeña Catalina se encontraba frente a su propia casa, junto a algunos de sus hermanos, y habiendo llegado la hora de la víspera, la niña interrumpió los juegos y se arrodilló para dedicarse a sus oraciones.
Ante la insistencia de los hermanos que la incitaban a olvidarse de las oraciones para continuar comiendo con ellos los frutos de un árbol vecino, ella respondió:


- La felicidad se obtiene con la satisfacción del espíritu más allá del cuerpo, si nuestra única preocupación fuese la satisfacción de las necesidades corporales nos rebajaríamos al nivel de los animales que comen la hierba en este corral. Y aquellos frutos que estáis comiendo son un regalo que el Altísimo nos ha dado, ya que nos ama. Entonces también nosotros debemos amarlo y darle gracias.

A la edad de siete años, mientras se encontraba recogida en oración en la catedral de Urbino, se giró hacia un vitral que representaba a San Sylfael, cuya luz se hacía cada vez más deslumbrante, hasta que Catalina se encontró totalmente envuelta en aquel resplandor del cual emergió el rostro del Arcángel, que le habló:

- Catalina, no tengas miedo, ya que el Eterno te ama y te ha elegido.

Catalina entendió que el Altísimo la había escogido como su servidora y su voz sobre la Tierra.
Entendió que su vida estaría dedicada a Dios e hizo votos de castidad.


2. Perseverancia- El milagro de la luz en las tinieblas

La familia puso trabas a su decisión y cuando tenía alrededor de catorce años quisieron casar a Catalina, que era una espléndida chica, con la esperanza de tener una boca menos que alimentar y si fuese posible obtener una gran dote de algún comerciante de Urbino.

Un día, mientras vendía los vestidos en el mercado de Urbino, se enamoró de ella uno de los Montefeltro, quien ardiendo de pasión por la chica trató de convencer al padre para tomarla en matrimonio, prometiéndole una alta renta y terrenos para cultivar además de un título de noble.
El padre viendo la posibilidad de entrar en la nobleza y de aumentar su patrimonio habló con Catalina quien, sin embargo, le dijo que amaba sólo al Altísimo y para certificar su rechazo se cortó el cabello.
Empujado por la cólera el padre la encerró en su habitación diciéndole que le permitiría salir de nuevo cuando se hubiese decidido a razonar como hija respetuosa hacia él y hacia su pobre condición.

Catalina invadida por el desaliento hacia las relaciones terrenales se puso a rezar y permaneció en su habitación durante noventa y tres días arrodillada, dirigiendo sus súplicas al Altísimo pidiéndole hacerla partícipe de su reino y guiarla con sus señales. En este período Catalina se alimentó sólo con las frutas y algunos trozos de pan que le llevaba su madre.
Su perseverancia se vio recompensada ya que empujado por la compasión, después de noventa y tres días hacia la medianoche su padre fue a la habitación de la hija y la encontró arrodillada y con las manos juntas en señal de oración iluminaday rodeada por un haz de luz que parecía un rayo de sol.
El padre se dio cuenta que era una señala divina y que la vida de su hija que estaba dedicada al ayuno y la oración debía ser consagrada a Dios.
Catalina, habiéndose probado a sí misma que los bienes terrenales no sirven de nada para acercarse más al Altísimo y como signo de más respeto y súplica por su alma, decidió privarse totalmente de la carne para pasar a alimentarse sólo de verduras crudas y pan.


3. Amistad- La Orden Gregoriana, la medicina y el nacimiento de los Catalinatos

Un día, mientras estaba absorta en las oraciones en un jardín cerca de su morada, de los arbustos cercanos salió una serpiente que hundió los venenosos dientes en la santa mano de Catalina. La bestia intentó volver a ocultarse entre los arbustos pero descendió del cielo una cigüeña que la mató.
En el pico del pájaro la serpiente se transformó en una ramita de orégano, que la cigüeña depositó en la mano de Catalina y milagrosamente la curó del veneno y hasta desapareció la señal del inmundo mordisco.
La santa entendió la señal enviada por el Altísimo y en 1363 entró en la Orden Gregoriana y se dedicó al estudio de la medicina.
Después de haber aprendido los conocimientos médicos necesarios decidió dedicar su vida a la sanación asidua de los vagabundos, de los pobres, enfermos y moribundos, logrando incluso convertir a algunos vagabundos en padres predicadores o misioneros. Haciendo esto por el bien de la ciudad, de la Santa Iglesia Aristotélica y del Altísimo.

Sirvió como escenario a la voluntaria doctora Catalina el hospital de la Misericordia de Pian del mercado en Urbino, lugar de acogida de viandantes, peregrinos y enfermos, donde precisamente Catalina solía descansar en el cabezal de las camas de enfermos, inválidos y dolientes durante las largas noches que transcurrían. Catalina solía frecuentar diariamente el hospital urbinante llevando asistencia y consuelo a los hospitalizados, con estas obras Catalina encarnó el modelo de enfermera voluntaria por excelencia, llena de caridad, paciencia, energía y fuerza de voluntad, este trabajo le permitió por tanto aumentar al máximo las virtudes aristotélicas.
En este período de su vida no conoció el cansancio, asistía a los enfermos de su familia y del hospital, iba a las casas particulares para que a “Ninguno le falte la asistencia y el consuelo”.
Durante la epidemia de peste de 1374, provista de un frasquito de aromas, de un bastón para sostenerse y de una linterna, iba al hospital y a las casas junto a sus discípulos aliviando entonces los sufrimientos de los enfermos con los pocos medios disponibles.

Comenzó a reunir los primeros discípulos alrededor de ella. Su fama iba expandiéndose y cada vez la seguían más fieles de todos lados, los clérigos y laicos reconocían en ella una guía y decidieron asumir el nombre de “catalinatos”. Los gregorianos, preocupados, la sometieron a un examen para comprobar la ortodoxia. Aunque no era una mujer culta lo superó brillantemente por lo que le asignaron un director espiritual, Raimundo de Gaeta.


4. Convicción- Catalina profetiza el nacimiento de la época de la renovación de la fe

Catalina en este punto de su vida entendió la importancia de una cultura teológica para poder trabajar de manera incesante por el futuro de la comunidad de los fieles.
Así pues se aplicó al estudio de los idiomas (latín y griego) y de la teología, logrando aprender todo aquello con sorprendente facilidad y rapidez, aunque era de humildes orígenes y no había tenido más que una educación superficial, como si una inspiración divina la guiase.
Muchas mañanas se despertaba y, bendecida por Aristóteles, se daba cuenta de que había elaborado nuevas ideas y había obtenido nuevos conocimientos.
Después de estos estudios en profundidad comenzó a escribir cartas a numerosos personajes políticos, contactó con los Príncipes de los ducados y de las Repúblicas italianas, haciéndo que retornasen a las virtudes aristotélicas, regañándoles cuando sus elecciones se desviaban del recto camino y de las indicaciones de Aristóteles, difundiendo así la Fe aristotélica a través de sus escritos. Sucesivamente comenzó a viajar y ella misma fue a hablar directamente con estos eminentes hombres en sus Ducados y Repúblicas, siendo acogida siempre con respeto y escuchada en todas las cortes.

A lo largo de su vida seguirá siendo una gran escritora de cartas, las cuales redactaba con un estilo tan inspirado por el Altísimo que leyéndolas, aún hoy, nos hablan directamente al corazón y nos inculcan una Fe más profunda hacia nuestros profetas y el Altísimo.
Catalina combatió con fuerza la desorganización de la Iglesia y su corrupción, que debilitaban la eficacia de su acción apostólica.
Desarrollando el pensamiento de Doménico llegó a la conclusión de que la Iglesia no podría más que vivir un momento de profunda renovación, para que se abriese a sus fieles y reforzase las relaciones con los estados, de manera que pudiese obrar de un modo más contundente por la paz en los Reinos.
Catalina en algunos de sus escritos critica también algunas decisiones del Concilio de Nicea, que considera como no correspondientes a las enseñanzas de los Profetas, especialmente la de la primacía del hombre sobre la mujer. En este sentido, inspirada por las palabras de Santa Dominica, fue capaz de decir:


- El hombre y la mujer tienen la misma dignidad y son de igual valor, no sólo porque ambos, en su diversidad, son creaciones del Altísimo, sino porque aún más profundamente son imagen de Dios, el dinamismo de reciprocidad que anima la relación de la pareja humana. En la relación de comunión recíproca, hombre y mujer se realizan profundamente a sí mismos, encontrándose como personas a través del regalo sincero de sí.
Su pacto de unión está presentado en el Libro de las Virtudes como una imagen del Pacto de Dios con los hombre y, al mismo tiempo, como un servicio a la vida.


Catalina, de hecho, predice la edad de la renovación de la Fe, que comenzará alrededor de un siglo más tarde.
Ella escribe en una de sus cartas a Raimundo de Gaeta:


- […]El segundo profeta nos ha dado un gran regalo: la Iglesia, cuyo funcionamiento y cuya composición están dirigidas e inspiradas por Dios, pero, como el alma fue creada por Dios para tender al bien puede ser desviada por la Criatura sin nombre, así pues, también la Iglesia puede sufrir desviaciones, pero llegará el momento en el que, inspirada por Aristóteles, deberá someterse a un profundo cambio y encontrará nuevamente el camino para conducir de la mejor manera al pueblo de Dios hacia el Paraíso solar. Ya que sólo estando cerca de las ovejas asustadas, acogiendo a sus fieles en un abrazo de madre, la Santa Iglesia podrá evitar volverse como el jefe de los sacerdotes de Judea, que delante de la comunidad de creyentes, en vez de disipar sus angustias con la luz de la fe, duerme reclinado sobre su rico trono. Christos arengando a la multitud en Jerusalén dijo: “Venid a mí y escuchad la palabra de Dios”, es lo que la iglesia debe hacer. Abrirse a los fieles deseosos de acercarse a Dios, a Aristóteles y a Christos por medio de la teología, darles un lugar en donde los textos puedan ser libremente accesibles, para que puedan saciarse de ellos como el desdichado viandante se sació de las manos de Christos […]

5. Templanza- Una vida dedicada a la paz de los Reinos a través del Amor a Dios.

Catalina vivió por un período en Siena que, como muchas ciudades de Italia del siglo XIV, vivía una situación social bastante difícil y tormentosa. También en Siena hubo cruentas luchas entre facciones rivales, a menudo dirigidas por poderosas familias que se disputaban el dominio sobre el gobierno de la ciudad.
Catalina decidió entonces intervenir y en nombre del Altísimo, comenzó a tratar con las facciones rivales hasta llegar a acuerdos en nombre de la Fe que llevaron la estabilidad y serenidad a la República de Siena. Después de este episodio su fama de “mujer de paz” se extendió rápidamente fuera de la ciudad Sienesa llegando hasta Volterra.
Catalina fue invitada a intervenir y llegó a esta ciudad donde gracias a su Fe y a su capacidad como embajadora de amistad y paz en el nombre de Aristóteles logró en el intento calmar los odios entre familias de facciones políticas diferentes: Una güelfa y una gibelina. Los apaciguó en el nombre del amor que une a todos en el nombre del Altísimo superando de este modo los obstáculos políticos que los dividieron y haciendo el bien a toda la ciudad de Volterra.
También hizo de intermediaria entre el Papado y la ciudad de Florencia, enfrentados por unos mandatos de trigo y maíz. Escribió al Papa Gregorio XI:


- Conseguiréis más con el bastón de la benignidad que con el bastón de la guerra.

Sus viajes por varios Ducados, Repúblicas y tierras italianas convencieron a los Príncipes y a los alcaldes de la necesidad de apoyar la Santa Iglesia Aristotélica.

6. Justicia- La Justicia Divina a través de las acciones de Catalina.

Aunque estaba cansada de sus misiones, volvió a Urbino y recibió el encargo del Papa de intervenir en varias negociaciones de paz en Italia, debidas a disidencias entre las políticas de los príncipes o causadas por bandoleros que se apoderaron de aquellas tierras.
Continuó escribiendo a príncipes, políticos y clérigos. Catalina no se mostró atemorizada ante la presencia de los poderosos y se dirigía a ellos como iguales. En sus cartas a los políticos, sus contemporáneos, les recuerda que el poder de gobernar la ciudad es “un poder prestado” por Dios, una advertencia que deben escuchar aún hoy día algunos príncipes sedientos de grandeza por sus territorios. La política, para la santa, era la buena administración de los asuntos públicos con el fin de conseguir el bien común y no el interés personal. Para hacer esto, el buen administrador debe inspirarse directamente en Christos y Aristóteles que representan el ejemplo más alto de justicia. En efecto, la justicia en la doctrina política de Santa Catalina asume un rol fundamental, sin justicia no hay paz y si falta la paz será menor el requisito que está en la base del crecimiento social y moral de un estado. Al Juez del Ducado de Módena escribe:


- [...]Sed honesto juez y señor en el estado en el cual Aristóteles os ha puesto y directamente devolved la deuda al pobre y al rico, según lo solicita la santa justicia, la cual sea siempre conducida con misericordia.[…]

Y aún al Dogo y a los consejeros de la República de Venecia escribió:

- Si sois hombres justos que vuestras órdenes sean cumplidas…No por pasiones ni por amor propio y bien particular, sino para el bien universal fundado sobre la piedra viva del dulce Christos y del sabio Aristóteles.[…]

7. Generosidad- La última misión de Catalina

Catalina después de haber cumplido hecho cosas extraordinarias en nombre de la Fe inspirada por el Altísimo, fallecerá consumida por la enfermedad el 8 de diciembre de 1380.
Morirá desarrollando todavía su obra de mediación entre la Iglesia y los principados itálicos destrozada por la cantidad de trabajo ingente al que se sometió sin descanso, viajando para ver a un jefe de Italia y al otro. Catalina murió en Gaeta después de haber tratado con la Reina de Nápoles los asuntos de la Santa Sede.
Los últimos cuarenta días de su vida fue incapaz de moverse, pero vivió con serenidad esta condición, ya que era consciente de que sería sacrificada por la comunidad aristotélica para algo más elevado y más importante que su vida individual.




Reliquias:

Tras su muerte su cuerpo fue sepultado en Capua, pero después de tres años los restos mortales de la santa fueron trasladados a la Catedral de Urbino. En Gaeta, lugar de su óbito, se conserva el velo de su hábito monacal.
Su mano derecha fue llevada a Siena, mientras que en Pavía se conserva una costilla de la Santa.


Elementos asociados:

Patrona de Italia y de los médicos.






Escrita por S.E. Profeta Pucci Guerra y Francesco Saverio Visconti.
Traducida por Padre Prior Jesús Alfonso Froissart del Campo.
Revisión por Casiopea Alonso Beltrán.



_________________
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé Envoyer un e-mail
Montrer les messages depuis:   
Poster un nouveau sujet   Répondre au sujet    L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum -> La Iglesia Hispanica - L'Église des Royaumes Hispaniques - Church of the Hispanic Kingdoms -> Biblioteca Hispánica Toutes les heures sont au format GMT + 2 Heures
Page 1 sur 1

 
Sauter vers:  
Vous ne pouvez pas poster de nouveaux sujets dans ce forum
Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum
Vous ne pouvez pas éditer vos messages dans ce forum
Vous ne pouvez pas supprimer vos messages dans ce forum
Vous ne pouvez pas voter dans les sondages de ce forum


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Traduction par : phpBB-fr.com