L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church
Forum RP de l'Eglise Aristotelicienne du jeu en ligne RR
Forum RP for the Aristotelic Church of the RK online game
 
Lien fonctionnel : Le DogmeLien fonctionnel : Le Droit Canon
 FAQFAQ   RechercherRechercher   Liste des MembresListe des Membres   Groupes d'utilisateursGroupes d'utilisateurs   S'enregistrerS'enregistrer 
 ProfilProfil   Se connecter pour vérifier ses messages privésSe connecter pour vérifier ses messages privés   ConnexionConnexion 

Hagiografía de San Francisco Trufaldini

 
Poster un nouveau sujet   Répondre au sujet    L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum -> La Iglesia Hispanica - L'Église des Royaumes Hispaniques - Church of the Hispanic Kingdoms -> Biblioteca Hispánica
Voir le sujet précédent :: Voir le sujet suivant  
Auteur Message
Chapita
Cardinal
Cardinal


Inscrit le: 04 Jan 2012
Messages: 1275

MessagePosté le: Mar Fév 18, 2014 2:47 am    Sujet du message: Hagiografía de San Francisco Trufaldini Répondre en citant

Citation:


Hagiografía de San Francisco Trufaldini, el Querido
La razón sin el consentimiento del corazón, es como una concha vacía. Lo esencial está en otro lugar, y Dios sobrepasa las peleas de partidos.



Gran religioso desaparecido el 4 de octubre de 1454, Francisco Trufaldini es presentado a la canonización como constructor de la Iglesia debido a su particular y notable obra.

UNA VIDA DEDICADA A LA IGLESIA

La salvación en la oración

Francisco Trufaldini nació en un pequeño pueblo de Italia del norte, de padre Italiano y madre francesa. Niño muy curioso, que a menudo buscaba en la oración y en la búsqueda de Dios, las respuestas que esperaba.

A la edad de 20 años, él inmigra a Francia, al ducado del Borbonés-Auvernia para encontrar a su familia materna. Pero allí…está el drama…El no encuentra rastro alguno de los suyos, han sido diezmados por el frío y la enfermedad, así como por la espada de los señores en guerra.

Sin otros recursos más que sus brazos y su fe, Trufaldini se encuentra solo en un país donde no conoce ni la cultura ni los habitantes. Se refugia de nuevo en la oración, entonces frecuenta asiduamente la iglesia de la parroquia de los suyos, Aurillac. Es en este momento que su vocación se refuerza: él necesitaba servirle a Dios y a su Iglesia, así como a los hombres que son las criaturas de Dios.

Al servicio de la familia aristotélica

Observado por el Arzobispo Himérius, tanto por su Fe como por sus Talentos dogmáticos, Trufaldini fue ordenado sacerdote de la parroquia de Aurillac en noviembre de 1453. Acogido y ayudado por el franciscano Arathornf, Trufaldini pudo expresar sus cualidades de clérigo y poco tiempo después fue nombrado vicario general de Borbonés-auvernia.

Durante la Reforma que animó tanto a la Iglesia, Trufaldini formó parte de los que se comprometieron firmemente en el respeto de los esfuerzos realizados hasta ahora por la edificación de la Iglesia. Fundador con Lorgol, Gandalf_NIM, Leto2 y los Santos Karel y Abysmo de la Congregación de Santo Tomás, fue uno de sus queridos rectores. Después de la muerte de Himérius que intervino durante estos intensos eventos, Trufaldini le sucedió como cabeza de la diócesis de Clermont.

Tan querido y escuchado por sus fieles como lo fue Himérius, pero también talentoso y hábil orador, Trufaldini fue naturalmente nombrado Cardenal por el Sacro Colegio en mayo de 1454. Puso entonces sus talentos teológicos y de traductor al servicio del Dogma.

La mística como apoyo

Desgraciadamente en julio de 1454, mientras buscaba algunos viejos pergaminos en la rica biblioteca de la Abadía de Clermont, Trufaldini cayó de una escalera y se encontró paralizado.

A pesar de su incapacidad física y los sufrimientos que soportaba, Trufaldini continuó dedicándose a sus queridos estudios teológicos, no vacilando en surcar los Reinos, acostado sobre su litera, realizando, llegado el caso, un milagro por aquí y por allá…Sin embargo, él cedió su cargo de obispo a Ivrel que supo retomar la antorcha clermontesa con su brío.

Pero esta abnegación finalmente tuvo razón de él y el 4 de octubre de 1454 el Cardenal Trufaldini fue encontrado muerto en su celda del arzobispado de Clermont, la mano puesta sobre su última corrección de la Vida de Christos y la cara impregnada de calma y serenidad.

UN IMPORTANTE TEÓLOGO

Que mejor manera de contemplar la obra de Trufaldini que sumergirse en la lectura del Dogma.

Jamás contó su tiempo cuando se trataba de sumirse en las traducciones de textos antiguos. Cuantas horas pasó con sus amigos Pouyss y FrèreNico platicando alegremente sobre sutilezas semánticas y teológicas. Su correspondencia con Khereddine, caballero venido de las lejanas tierras de Oriente, fue rica y también permitió el descubrimiento de numerosos textos apócrifos.

Su erudición sólo era comparable con su humildad. Si bien él puede ser considerado como uno de los más grandes sabios de la Edad Media, el jamás buscó la gloria personal porque siempre trabajó para la grandeza de la Iglesia.

Y lejos de perderse en logorreas indigestas, siempre procuró en hacer estos textos sacros accesibles a la comprensión de los más humildes de espíritu.

Citation:
Queriendo meter demasiados, los textos se volverían rápidamente en verdades forradas, todas indigestas. Las Palabras del Eterno deben ser comprendidas por todos. La claridad de sus enseñanzas deben encontrarse e las traducciones que nosotros hagamos.


LA FUERZA DE LAS RAÍCES

Hombre de letras, sus estudios de los textos antiguos hicieron comprender a Trufaldini hasta qué punto el pasado se revelaba, a menudo, portador de ricas enseñanzas.

Su raíces tomistas

Trufaldini fue uno de los fundadores de la Congregación de Santo Tomás en el seno de la cual él trabajó por la influencia de las enseñanzas de Christos. Sin embargo, no veía el tomismo como esta orden a menudo presentada como conservadora, sino más bien como la piedra sobre la cual reposaba la unidad de la Iglesia.

Citation:
Nuestros dos profetas están destinados a guiar a la Familia aristotélica…Y para los tomistas, Christos es más que un profeta, es un hombre excepcional, guía, espejo de la divinidad, habitado por Dios. La Congregación de Santo Tomás no es la Iglesia Aristotélica Conservadora, es, al contrario, la orden de la reconciliación. Por consiguiente, sólo tiene sentido en la Iglesia.


Los valores tomistas inspiraban a Trufaldini en lo cotidiano. Sin embargo, el no había escapado del que las ordenes históricas atravesaban períodos difíciles y que estas dudas recaerían tarde o temprano sobre toda la Iglesia.

Citation:
Hoy, los cistercienses están en crisis, los tomistas también, igualmente la Iglesia, basta con recorrer las parroquias para darse cuenta: No sabemos quiénes somos. Entonces, sabiendo que es lo que se es, se sabrá lo que se debe hacer.


Las raíces de la Iglesia

Preocupado porque la Iglesia no perdiese su alma, preocupado porque ella encontrase su verdadero camino, Trufaldini el querido se refirió a los ancianos de la Iglesia.

Citation:
En nuestros tiempos inciertos, ¿Qué más tranquilizante para el fiel que tomar el ejemplo de un hombre cuya vida y piedad fueron ejemplares? Los santos están allí para guiarnos, ellos permiten relacionarnos con algo, con una tradición, con una manera de vivir; ellos son útiles para la fe, las obras, la virtud…Ellos participan en el Aristotelismo de nuestra tierra.


He aquí cómo Trufaldini veía el rol de los Santos de la Iglesia Aristotélica, estos santos a los que él frecuentaba. A menudo él pedía a los que estaban en duda, meditar las obras que habían realizado.

Citation:
Y en estos tiempos inciertos, a veces no sabemos a qué santos consagrarnos, donde al utilizarlos volvemos a sumergirnos en nuestras raíces, en nuestras acciones, con el fin de encontrar lo puntos que hacen nuestra especificidad y que deben permanecer intangibles.


Sin embargo, él no veneraba ciegamente a los padres fundadores de la Iglesia. Si bien los consideraba como ejemplos de devoción para la Iglesia, su visión de las nuevas generaciones de clérigos era la de una generación conquistadora. Después de la edificación de la Iglesia, le llegó el tiempo de la aristotelización de las comarcas.

Citation:
Los antiguos comprenderían que, sin renegar nuestros fundamentos, los que viven del hoy a veces deberían saber evolucionar. De igual forma, los que viven del hoy no tienen forzosamente menos envergadura, justamente ellos son más numerosos. ¡La obra de los antiguos fue fundadora, la nuestra es conquistadora!


En efecto Trufaldini consideraba el Dogma como intangible, pero él pertenecía a los clérigos presentes junto a los fieles para saber encontrar la mejor manera de transmitirles.

Citation:
Observé un debilitamiento en la Iglesia, un debilitamiento en nuestro espíritu combativo. Seremos pues aquellos con los que la Iglesia se despertará.


EL CLÉRIGO EJEMPLAR

Si Trufaldini, en un tiempo, se opuso a la Reforma que llevó a la creación de la Congregación de Santo Tomás, interrumpió su oposición, una vez Christos reconocido, de hacer respetar la voz de la Iglesia. Él simplemente no observaba la regla promulgada para el Derecho Canónico, más bien deseaba a menudo reforzarla para ser fiel a las palabras de Christos que con frecuencia él meditaba.

Citation:
Prohíbo a nuestros clérigos comer maíz, ya que después de todo, nosotros debemos diferenciarnos del resto de mortales.


Pero jamás formó parte de los que pedían a otros que exigieran a otros sin hacer el mínimo esfuerzo. Humilde y ejemplar, la Fe era para él un asunto personal.

Citation:
La redención, ella, es un camino que siempre se recorre solo…con la ayuda de Dios.


Hombre de experiencia, él sabía cómo hacer frente a las dificultades de la existencia y a las dudas que podían apoderarse de los hombres. Dar un paso atrás no fue jamás una duda para él cuando esto, luego le permitía avanzar dos pasos.

Citation:
De cierto modo, decir que “Demasiada comunidad mata a la comunidad”, es porque para apreciarla mejor, a veces vale más contemplarla desde lejos, y conocer la soledad.


UN HOMBRE DE FIRME RAZÓN

A menudo, en los conflictos, se recurría a la ponderación y a la diplomacia de Trufaldini ya que su sabiduría podía tranquilizar de una estocada los debates más encarnizados. Fiel al Dogma, sólo deseaba tender la mano a la Justa Medida y animaba a los aristotélicos a hacer lo mismo.

Citation:
A menudo oigo a nuestros hermanos y nuestras hermanas interambiar duras declaraciones.

Por un lado, el cruzado puro y duro para que la Iglesia deba readaptarse en una empresa de fabricación de barbacoas. Por el otro, el intelectual orgulloso y entero, analizando cada cosa y sus consecuencias, método que podría tender a embotar y ralentizar la actividad de la Iglesia, así como la eficacia de sus acciones.

Un compromiso entre los dos es posible, pienso, pero por favor, acabad con estas disputas banales y estrecharos la mano, como lo querrían nuestros profetas. No puedo ver más tal ejemplo de desunión ofrecerse a los ojos de nuestros fieles.


Esta sabiduría natural se expresaba también con respecto a los heréticos y otras heterodoxias que se dignaban a escucharlo. Pero esta moderación estaba lejos de traducirse como una debilidad respecto a los paganos. Porque cuando el Nombre de la Iglesia era muy injuriado, no vacilaba en llamar las fuerzas del aristotelismo a levantarse contra los agentes de la Criatura sin Nombre. Y los sermones de Trufaldini siempre encontraban todo su potencial en las imágenes que él tenía de sus años clermonteses.

Citation:
¡¡¡CRUZADA!!! POR DIOS.

¡¡¡Destripadles, estos canallas, estos sinvergüenzas, estos tullidos de pies planos ridículos!!!

¡¡¡Colgadles, estos godelureaux troupoteux, estos miserables villanos, estos pérfidos pícaros, estos bribones, estos impuros, estos estafadores, estos malditos y moscas miserables!!!

¡¡¡Degolladles alegremente mis amigos!!!¡¡¡Quememos a estos paganos!!! Que se arrepientan de haberse atrevido a infringir las leyes de nuestra Santa Iglesia.


Y más allá de la eliminación de los enemigos de la Iglesia, Trufaldini veía en estas acciones purificadoras un medio para el Aristotelismo de librarse de sus tensiones internas. ¿Qué mejor medio de purgar las tensiones que vibrar juntos en un mismo combate? En esta catarsis colectiva que podía ser la cruzada.

UN HOMBRE EN LA ESCUCHA DEL SIGLO

Servidor de la Iglesia, Trufaldini el Querido no era sin embargo autista a la vida de los Reinos.

Atento a las palabras de los humildes, a menudo comentaba con sabiduría los edictos reales.

Citation:
Que los vagabundos no puedan desplazarse, eso es muy extravagante. Porque cuál es la característica del vagabundo, sino vagar.


Muy admirado del trabajo realizado en la Abadía de Tastevin, Trufaldini, atento a toda obra religiosa, se inspiró del trabajo de los monjes artesianos para elaborar, en la Abadía de Clermont, una cerveza digna de este nombre. Muy apreciada por los hermanos tomistas, esta Gueuze animó numerosas comidas de la Congregación antes de difundirse por todos los Reinos para mayor felicidad de los aristotélicos.



Así mismo, él que amaba tanto las flores a menudo conversaba en la herboristería con su amigo Fredstleu (Porque no olvidemos que la Abadía de Noirlac cuenta entre los más hermosos jardines del aristotelismo) intercambiando sobre sus métodos de jardinería.

Citation:
Y para el caso, cuidar los insectos, ellos desempeñan muy bien su rol.


ABNEGACIÓN Y MISTICISMO
El paralítico activo

Incluso debilitado, la abnegación de Trufaldini por los hombres que son la Creación de Dios no disminuía. Hacia compartir a menudo su experiencia con jóvenes clérigos o simples aristotélicos para los cuales este hombre era un modelo. Su Eminencia Ivrel es el ejemplo encarnado de esta capacidad de Trufaldini para transmitir su excelencia.

Citation:
Antes de que mi accidente viniera a privarme del uso de mis miembros, yo mismo trabajaba a menudo en la Iglesia…Veía en este trabajo una forma de amor para el Altísimo, y una manera de liberarme de mis preocupaciones terrenales para elevarme mejor espiritualmente.


Haciendo demostración de mucha sencillez, deseando por ejemplo sólo dos portadores para su litera en vez de los cuatros previstos en el protocolo, siempre tenía algunas palabras para los guardias que entonces le acompañaban permanentemente.

Citation:
Si la Guardia Papal es realmente la séptima compañía, entonces Dios nos protege.


El milagro de Lubin

Algunos le reprochaban de usar y abusar de remedios preparados por el herbolario del Obispado de Clermont, y él respondía:

Citation:
Sí, tengo los ojos amarillos, ¡¿Y qué?! Sólo es la luz de Dios que inunda mi alma y se refleja en mis pupilas.


Estas declaraciones hacían sonreír a los murmuradores hasta que un día de otoño, mientras que Trufaldini no hablaba casi, una joven molinera ciega, Lubin, fue a visitarle y pedirle su bendición. Debilitado, Trufaldini escuchó sin embargo a esta joven mujer, atento a su conversación y a su trastorno. El Querido cardenal, sacando sus débiles reservas, le habló entonces por un largo rato, con mansedumbre, pero también con la precisión que era propia de él.

Citation:
El camino está cubierto de piedras cortantes y sin embargo caminarás descalza. El dolor será fuerte pero no insoportable porque tú sabes que al final de tu viaje encontrarás un arroyo que podrá curar todas tus heridas.

Este camino es el arrepentimiento y este arroyo el perdón de Dios. Toma prestado este camino como Christos no los pidió y podrás entonces tender hacia el término medio.


Pronunciadas estas palabras, Trufaldini enjugó las lágrimas de la joven molinera a la que estas palabras había conmocionado. Abriendo los ojos que habitualmente sólo contemplaban la obscuridad, la joven Molinera vio delante de ella un rostro lleno de benevolencia. Lubin había recobrado la vista.

Este milagro atestiguado revela la esencia plena de la vida de Trufaldini, el Querido. Fe y Virtud fueron los valores que le animaron y que supo transmitirles a los que le frecuentaban.

HOMENAJES

Jeandalf a écrit:
Es un día triste para la Iglesia y los reinos, agradecemos toda vez al Altísimo de haberle dejado la fuerza de terminar la traducción de los textos sagrados de la vida de Christos…Es una herencia que amaremos.


Ivrel a écrit:
Era un hombre santo, me guió en el camino de la fe.


Olaf a écrit:
Este día es aún un día muy sombrío para nuestra Iglesia y nuestra Comunidad. Un gran cardenal, un gran hombre se ha reunido con el Altísimo.


Humberto a écrit:
Qué tristeza.
Un hombre completo, erudito y fino teólogo…
No es lo que importa ahora, pero ciertamente es una gran pérdida.


Inorn a écrit:
¡Qué desgracia para la comunidad aristotélica! Un hombre de un gran valor que ha hecho tanto por la Iglesia a través de numerosas obras fundadoras.


Mailhes a écrit:
Francisco Trufaldini tú has llegado al Sol, y así como él iluminó tus jóvenes años, tu ejemplo iluminará los caminos que nosotros tomaremos.


Fredstleu a écrit:
Que el Altísimo lo reciba en su casa en medio de Aristóteles y de los Santos de nuestra Iglesia.


Ubaldo a écrit:
Otro grande que se nos va.


Lorgol a écrit:
Mi hermano, mi amigo, estás en paz al lado de Christos, al que contribuiste, más que ningún otro, a establecer la gloria por los siglos de los siglos.
Hasta pronto…


Pouyss a écrit:
Este hombre era un santo. Pero era sobre todo un amigo. Un gran amigo. Nunca un duelo me ha sido tan duro.
Descansa en paz, mi amigo. Jamás te olvidaré.


Gloth a écrit:
Lo conocí poco, pero apreciaba mucho sus intervenciones en Roma. Con modestia, cumplió grandes cosas por la Iglesia.


Vilca a écrit:
Un gran hombre, un gran Cardenal y sobre todo un gran amigo, eso es lo que pierdo hoy, lo que cada uno de nosotros pierde hoy.
Trufaldini, aquel con quien tuve tanto placer de trabajar, aquel con quien los intercambios eran siempre interesantes, instructivos y entre los que la devoción y las ideas avanzaban muchas cosas.


FrèreNico a écrit:
Un hombre de un innnmmmenso valor, para aquellos que no lo conocieron, no saben que hombre pierde la Iglesia.
Yo invito a todo el mundo a leer la vida de Christos que él redactó, tendrán una visión de sus talentos.
Pero haría falta vivirlo Truf, para conocer toda la dimensión…
Adiós mi amigo.


Alino a écrit:
Hasta la vista mi hermano.


Bouboule a écrit:
Este es un gran hombre al que le debemos una gran parte de nuestra Iglesia…


MÁXIMAS

Como es dicho en Clermont, donde la bódega de Trufaldini ayudó mucho a la aristotelización de las comarcas:

Citation:
Para San Trufaldini, todo licor será bendito


Citation:
La amargura nunca es secundaria


A propósito de la escucha de los fieles con expectativa:

Citation:
¡¡¡Gloria a los hombres que se sacrifican sobre el altar por la unidad de la Iglesia!!!


RELIQUIAS

El cuerpo de Trufaldini reposa en la Cripta de la Abadía tomista de Clermont, junto a otros santos que son Tomás e Himérius. Numerosos son los que vienen a recogerse delante del nicho que es suyo.

Su pluma de ganso. Aunque para él habría sido fácil de proporcionarse algunas de e esas plumas de oro fino, trabajó siempre con una pluma arrancada de su fiel ganso de compañía, ofrecido por Himérius al entonces joven clérigo que era Trufaldini. La leyenda cuenta que nunca, hasta en sus momentos de indigencia más evidentes; Trufaldini jamás se resignó a comer este ganso ya que sus plumas eran de calidad. Hoy este ganso santo transcurre tranquilos días en la granja de la Abadía de Clermont.


ELEMENTOS ASOCIADOS

Su erudición y su templanza. Santo patrón de los letrados y de los teólogos.
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé
Montrer les messages depuis:   
Poster un nouveau sujet   Répondre au sujet    L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum -> La Iglesia Hispanica - L'Église des Royaumes Hispaniques - Church of the Hispanic Kingdoms -> Biblioteca Hispánica Toutes les heures sont au format GMT + 2 Heures
Page 1 sur 1

 
Sauter vers:  
Vous ne pouvez pas poster de nouveaux sujets dans ce forum
Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum
Vous ne pouvez pas éditer vos messages dans ce forum
Vous ne pouvez pas supprimer vos messages dans ce forum
Vous ne pouvez pas voter dans les sondages de ce forum


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Traduction par : phpBB-fr.com