L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church
Forum RP de l'Eglise Aristotelicienne du jeu en ligne RR
Forum RP for the Aristotelic Church of the RK online game
 
Lien fonctionnel : Le DogmeLien fonctionnel : Le Droit Canon
 FAQFAQ   RechercherRechercher   Liste des MembresListe des Membres   Groupes d'utilisateursGroupes d'utilisateurs   S'enregistrerS'enregistrer 
 ProfilProfil   Se connecter pour vérifier ses messages privésSe connecter pour vérifier ses messages privés   ConnexionConnexion 

[RP]La vita rosa.

 
Poster un nouveau sujet   Répondre au sujet    L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum -> Jardins de Villa Médici
Voir le sujet précédent :: Voir le sujet suivant  
Auteur Message
Hermerico



Inscrit le: 03 Juil 2020
Messages: 27
Localisation: Jamais bien loin, jamais bien là.

MessagePosté le: Lun Aoû 15, 2022 11:49 am    Sujet du message: [RP]La vita rosa. Répondre en citant

    La deceleración indicó a Xacobo que estaban llegando a su destino. Con dos dedos movió un poco la cortinilla de la silla de manos para descubrir la villa a la que se dirigía. Satisfecha su curiosidad, dejó caer la cortinilla mientras los porteadores posaban la silla en el suelo. Gaspar, su valet, abrió la portezuela y colocó una pieza de madera para que el Marqués no tuviera que saltar.

      Para alguien con las convicciones personales, religiosas y políticas del joven Armiño, pasaba una cantidad de tiempo llamativa en Roma. Esto tenía su raison d'être. Raisons, para ser exactos. Estaba, claro, el hecho de que era su trabajo como Embajador. Castilla hoy, Castilla mañana, Castilla blablá. También estaba el nada desdeñable asunto de que lo que sucedía en Roma le interesaba desde más de un punto de vista. Una moneda caía en una fontana -no la de Trevi, pero otra- y las ondas llegaban de Brest a Estambul. Pero, para ser sinceros, no necesitaba oler tan a menudo el aromático Tíber para hacer ambas cosas. Roma, sin embargo, tenía un encanto que pocas ciudades de Europa podían igualar: estaba hasta arriba de comerciantes y anticuarios. Y así, los viajes a Roma del joven Armiño podían no terminar con una jugosa pieza de información, o con un avance diplomático, pero prácticamente siempre acababan con alguna adición a su Gruta de las Maravillas.


    Se acomodó la ropa, sencilla y sobria, en diversos tonos de gris, pero de buen paño. Si bien su sentido de lo fabuloso era agudo, un atávico instinto de supervivencia le impelía a no ser "esa mancha inconfundible de color" en un lugar como aquel. Los vivos colores, las telas amplias y los diseños moriscos que el joven paseaba por las cortes sureñas de su Corona se habían quedado allí. Se ajustó la media capa, terciada sobre el hombro, y puso los ojos en blanco.

    Á merda, ho. Va a pensar que voy hecho un pobre haga lo que haga.

    Con decisión, echó a andar hacia la puerta cuando uno de los carteles llamó su atención. Se quedó unos instantes mirándolo, decidiendo hasta qué punto era aquello una muestra de humor o una amenaza real. Tras unos instantes de cavilación, tomó una decisión: Xacobo no había corrido en su vida, y vive Déos que no pensaba empezar aquel día. Miró alternativamente a los dos porteadores que, absolutamente conscientes de lo que iba a suceder, se encogíeron intentando parecer más pequeños.

    Rico. -silente maldición de uno, suspiro aliviado de otro.- Buscad a alguien, ¿queréis? Que nos anuncien y todo eso.

    El hombre al que había llamado Rico asintió a regañadientes. Aunque discreto, como su señor, tampoco vestía mal. La ropa de los porteadores, como la pintura exterior de la silla de manos, era importante, porque hablaba de su dueño. Sobre el pecho, un cáliz y un bocado indicaban su lealtad.

    Ah, y Rico...-el Marqués no le miraba a él, muy interesado en sus propias uñas.- Hacedme la merced y tened cuidado, ¿queréis? No quisiera tener que volver al Campo di Marzio andando.

    El hombre asintió y comenzó a acercarse al límite de la propiedad, rezando por encontrar una persona -cualquier persona- a la que poder anunciarse. Y no, los perros -crea lo que crea alguna gente- no cuentan como personas.

_________________

☽︎ Xacobo da Lúa, Marqués de Gondomar y las Islas et cætera. || Ανοιξη νίκη!|| Royal Ambassador of Castile-León in Rome ☾
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé
Ines..



Inscrit le: 14 Avr 2020
Messages: 1650

MessagePosté le: Ven Sep 16, 2022 2:29 pm    Sujet du message: Répondre en citant

El vehículo se balanceaba de un lado a otro. Inès, sencillamente, se dejaba llevar como los bebés son acunados en los brazos de su madre, como una peonza cae cuando su baile confuso termina; recostada entre cojines de plumas, observaba a duermevela el interior del palanquín sin mucho ánimo, más bien preocupada por que la temperatura no le volviera a subir, una de sus manos cayendo, lánguida, al exterior del vehículo, con el consuelo de la brisa romana acariciándole la piel, mientras que la otra reposaba cerca de su sien, sobre el cojín. Un doncel de su servicio tomó su mano, con delicadeza, y la introdujo dentro del palanquín al mismo tiempo que la advertía del peligro que suponía dejar al descubierto sus joyas. Inès no hizo ningún gesto de respuesta, tan sólo se recostó más en el colchón del vehículo, hasta que éste se detuvo.

- Ma signori, cosa ci fate in mezzo alla strada e in doppia fila? Non vedete che mia moglie non può passare??

La Princesa de Navarra, curiosa, entreabrió las cortinas del palanquín para observar de quién se trataba. Las armas de su primo fueron el primer referente, por lo que mandó a los criados que avanzasen hasta llegar a la altura de su ventana. La diferencia de altura entre un vehículo y otro era evidente, y con un gesto de su mano, como agitando al aire, saludó al Marqués para tratar de llamar su atención.

– ¿No es tan ancha Castilla como dicen?
_________________
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé
Hermerico



Inscrit le: 03 Juil 2020
Messages: 27
Localisation: Jamais bien loin, jamais bien là.

MessagePosté le: Ven Sep 16, 2022 5:18 pm    Sujet du message: Répondre en citant

    El Marqués giró sobre los talones, con la mano apoyada descuidadamente sobre el azabache romboidal de la empuñadura de la espada -principal utilidad de una espada en sus nada competentes manos, si se le preguntase a ese respecto- al oír la voz de Inés. Abrió la boca para dar cumplida respuesta al comentario de la joven pero, en su lugar, alzó un par de dedos de la mano. "Tate ahí", decía, claramente, "dame un momento". Bueno, lo decía con un poco más de elegancia y donaire, pero me entendéis. Lo decía. Se volvió y dio un par de silbidos cortos hacia la dirección en la que Rico había desaparecido. Al no obtener respuesta, se volvió hacia el segundo y desafortunado porteador.

    Hacedme la merced, Tomasso...

    El porteador que respondía al nombre de Tomasso gruñó una leve protesta, pero partió a buscar a su compañero. Xacobo, claro, no lo vio, porque ya le estaba dando la espalda. De no haberse girado, sin embargo, probablemente no le habría importado demasiado, porque los sentimientos de los porteadores no estaban especialmente arriba en su orden de prioridades.

    Si Roma hubiese sido creada a imagen de Castilla, ni nos habríamos encontrado. Pero cada lugar es como es, y aquí estamos, rozando con las esquinas.-un ruido periférico anunció que Rico y Tomasso estaban de vuelta.-¡Ah, ahí están mis porteadores! Lo de los canes es una forma de hablar, espero. Si no lo es, soy peor persona de lo que se dice por ahí. Incluso.

    Se acercó hasta el palanquín de Inés todo lo que resultaba posible sin cruzar la línea de lo inapropiado, y se quedó ahí, con la mano izquierda sobre el azabache de Alborada y la derecha sobre la muñeca izquierda, taborileando, con una sonrisilla aleteando en los confines de sus labios.

    He venido a veros.

    Verdad de Perogrullo, a la mano cerrada se le llama puño. O así.

_________________

☽︎ Xacobo da Lúa, Marqués de Gondomar y las Islas et cætera. || Ανοιξη νίκη!|| Royal Ambassador of Castile-León in Rome ☾
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé
Ines..



Inscrit le: 14 Avr 2020
Messages: 1650

MessagePosté le: Sam Sep 17, 2022 1:30 am    Sujet du message: Répondre en citant

Tan pronto como terminó el zarandeo de su saludo, la mano se afanó por apartar una micra la cortinilla que pendía del techo del palanquín; las telas que caían en varias capas dejaron entrever al Cisne recostado, con la enfermedad como evidencia en su cara ojerosa y pálida, lo que, para la época, podía resultar incluso atractivo. Pero su debilidad era evidente. La fuerza de su voz titilaba como la lengua de una llama fatua.

– Vaya, muy importante ha de ser... -Respondió, entre la diversión y la sorpresa, pero jugando siempre con una fingida indiferencia que se alojaba en Inès cuando se trataba de Xacobo. – Ya es casi la hora del almuerzo, doy por hecho que me acompañaréis. ¿Queréis? Yo misma he recogido unos melocotones enormes del jardín, que hará de la comida una auténtica delicia, espero... a mí me gustan dulces, pero con cierta acidez.

Hablar de melocotones era, en la última temporada, la mayor afición de la noble; hacía poco regresaba del convento corso donde reposó para reinstaurar su salud, mas el viaje en barco de regreso la hizo recuperar algunas décimas de fiebre. No era tanto como su gesto aparentaba, pero sí lo suficiente para alejarse de otros ejercicios más cansados, como las jornadas de cetrería en las que estuvo practicando sus aptitudes antes de su retiro espiritual. La recolecta de frutos era mucho menos exigente, e igualmente permisivo como actividad al aire libre. Poco después de convidar al da Lúa, el palanquín volvió a avanzar con el paso de una beata procesión a través del camino principal del esplendoroso jardín otrora imperial, y mucho antes de alcanzar tan siquiera la fuente, se detuvo, y auxiliaron a su ocupante a descender de él. Inès vestía simple ese día, pero igualmente denotaba lujo en la calidad de las telas que cubrían su desnudez. Sin pudor, la Álvarez de Toledo extendió su mano hacia él.

– ¿Puedo preguntaros por qué?

Los perros, evidentemente, habían sido guardados, aunque sus ladridos se mantenían presentes.
_________________
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé
Hermerico



Inscrit le: 03 Juil 2020
Messages: 27
Localisation: Jamais bien loin, jamais bien là.

MessagePosté le: Mar Sep 20, 2022 8:07 pm    Sujet du message: Répondre en citant

    El joven se encogió de hombros con indiferencia ante la pregunta de Inés.

    Para obtener información privilegiada sobre el Papado. Para negociar un acuerdo comercial ventajoso. Para cambiar el atestado Campo di Marzio por una lujosa villa. Para matar los últimos días del verano. Para debatir sobre lo divino, lo humano, y lo "me han dicho que no es el Duque de Farignon el que ha arado el campo de la Duquesa de Farignon".-sonrió con suavidad.-Porque puedo, supongo. No tengo, no necesito, una razón.

    Alguien que hubiese seguido la saga del Príncipe Rojo, sin duda, habría notado una serie de cambios, acaecidos desde que había descendido de los Alpes con la derrota en la mirada y la barbilla tozudamente alzada. Aquel -poder hacer cosas sin un motivo específico para ello- era, probablemente, uno de los más sorprendentes.

    Pero no he venido con las manos vacías.

    Hizo un gesto, discreto pero elocuente, hacia su valet. Lo de no venir con las manos vacías era un asunto puramente metafórico, y era Gaspar, al fin y al cabo, quien tenía lo que el Marqués había traído consigo.

_________________

☽︎ Xacobo da Lúa, Marqués de Gondomar y las Islas et cætera. || Ανοιξη νίκη!|| Royal Ambassador of Castile-León in Rome ☾
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé
Ines..



Inscrit le: 14 Avr 2020
Messages: 1650

MessagePosté le: Mar Sep 27, 2022 8:59 pm    Sujet du message: Répondre en citant

No sabía en qué momento la insensatez de Xacobo se había convertido en insolencia. La fina línea que separa estas dos actitudes, a veces, es difusa, e Inès únicamente era capaz de recordar al ujier de Olivares y al marqués soltero. Las nuevas facetas de éste, se le escapaban, así que se quedó muy sorprendida cuando Todos los Santos le habló de aquél modo, porque "podía". Por la misma premisa, ella forzó a Xacobo a sostenerla cuando, con la mano que había extendido, se afianzó en el brazo del marqués para caminar a un paso de cadencia lenta por los jardines, en dirección al pórtico de la entrada principal del palazzo.

– ¿Por alguna razón azarosa conocéis en persona a la Duquesa de Farignon? – Y a pesar de su sorpresa, fue aquí donde la Princesa demostró querer seguirle el juego.– Desgraciadamente no podré complaceros con esa información privilegiada, me temo que las únicas telas rojas que llevaré serán por Navarra. Ahora bien, el acuerdo ventajoso me podría interesar. Hacedme la merced, pasad.

Una bandada de patos cruzó a pie los jardines, toda vez que ellos entraban en el palazzo. Las telas que pendían de cortinas parecían flotar, sedosas, al antojo de la brisa que entraba a través de los arcos de media punta de la galería. La decoración interior del palazzo no tenía nada que envidiar al soberbio pórtico del exterior, donde el mobiliario, finamente labrado por los artesanos de toda la península itálica, destacaba notablemente, sin eclipsar los bustos que, como curiosos caprichos de la Princesa, habían sido emplazados sobre escritorios, o bien en mitad del paso, para ser admirados en todo momento. Inès no buscaba cosechar envidias, por lo que no se detuvo a enseñar cada salón y aposento, pero tampoco privaría a su primo de merodear por la misma sala que ella, razón por la que le liberó del nudo gordiano de su abrazo. Con la expectativa de un buen almuerzo e incredulidad por el presente que Xacobo decía traer, Inès se aproximó a una esquina del salón para servir dos copas de un licor ambarino, una de las cuales fue ofrecida a Xacobo inmediatamente después.

– Tened cuidado, degustadlo con mesura. Apreciaréis que es rugoso al paladar, e incluso creeréis que os arde la garganta... ¿seguís siendo el Copero de la Corte? – Corte, como sustitutivo de Rey o Reina, pues Inés ya no sabía quién se sentaba en el trono.
Conservando la fragilidad de sus males, la Álvarez de Toledo tomó asiento en un diván.
_________________
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé
Montrer les messages depuis:   
Poster un nouveau sujet   Répondre au sujet    L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum -> Jardins de Villa Médici Toutes les heures sont au format GMT + 2 Heures
Page 1 sur 1

 
Sauter vers:  
Vous ne pouvez pas poster de nouveaux sujets dans ce forum
Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum
Vous ne pouvez pas éditer vos messages dans ce forum
Vous ne pouvez pas supprimer vos messages dans ce forum
Vous ne pouvez pas voter dans les sondages de ce forum


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Traduction par : phpBB-fr.com