L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church
Forum RP de l'Eglise Aristotelicienne du jeu en ligne RR
Forum RP for the Aristotelic Church of the RK online game
 
Lien fonctionnel : Le DogmeLien fonctionnel : Le Droit Canon
 FAQFAQ   RechercherRechercher   Liste des MembresListe des Membres   Groupes d'utilisateursGroupes d'utilisateurs   S'enregistrerS'enregistrer 
 ProfilProfil   Se connecter pour vérifier ses messages privésSe connecter pour vérifier ses messages privés   ConnexionConnexion 

[RP] Expediente X

 
Poster un nouveau sujet   Répondre au sujet    L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum -> Palazzetto di Sisto
Voir le sujet précédent :: Voir le sujet suivant  
Auteur Message
Hermerico



Inscrit le: 03 Juil 2020
Messages: 58
Localisation: Jamais bien loin, jamais bien là.

MessagePosté le: Lun Jan 22, 2024 3:19 pm    Sujet du message: [RP] Expediente X Répondre en citant



    _____________________________________________________________

    Los rostros rojo intenso de las tallas en coral de los Reyes del pasado miraban a Xacobo. Unos lo hacían con curiosidad, otros con reproche, y algunos con franca indiferencia. Había uno que miraba a la pared, pero esa es otra historia. El Embajador repasaba algunos documentos, no muchos porque aquella no era una Embajada muy activa, y a menudo no era más que un correo con glamour. Con una rápida firma, terminó con lo que estaba haciendo y, sin solución de continuidad, comenzó con otra cosa. Un observador externo no habría notado la inflexión entre un trabajo y el siguiente, pero como es importante para nuestra narración, la señalaremos. Se quedó un momento mirando la hoja en blanco, con el ceño fruncido. Finalmente, escribió.


    Fernando de Borgoña. Ignius de Muntaner. Dudó. Froda de Olivares.


    Tomó la hoja y se arrellanó en su asiento, contemplándola. Quién le iba a decir a él, ¿no? Pero, al tiempo, creía que actuaba correctamente. Xacobo era una persona, se ha dicho con anterioridad, muy complicada. Dejó la hoja y escribió un título para el documento, con su espantosa letra. Aquello no era algo que pudiese dejar en manos de un escriba.


    Verum est ibi extra.-chapurreó en su pésimo latín.


    La tinta se fue secando sobre la hoja, sellando para siempre el nombre de aquel expediente. El Expediente X.

_________________

☽︎ Xacobo da Lúa, Marqués de Gondomar y las Islas et cætera. || Ανοιξη νίκη!|| Royal Ambassador of Castile-León in Rome ☾


Dernière édition par Hermerico le Mer Jan 31, 2024 12:34 pm; édité 1 fois
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé
Hermerico



Inscrit le: 03 Juil 2020
Messages: 58
Localisation: Jamais bien loin, jamais bien là.

MessagePosté le: Ven Jan 26, 2024 10:33 pm    Sujet du message: Répondre en citant

    Camera dei Coralli
    Palazzetto di Sisto, Roma
    El ahora


    Con un golpe seco, un taco de papeles cayó sobre el escritorio. Había pocas cosas que le gustasen más al Marqués que un buen fajo de deliciosos documentos golpeando sobre una madera noble. Y aquel, vive Déos, era un fajo de los buenos. Bueno, y el escritorio, el escritorio también era bueno de narices. En aquella Embajada, Xacobo disparaba, nunca mejor dicho, con pólvora del Rey.


    Somos los mejores. Lo medible no es opinable, mi buen Pastrana.


    Echó un ojo a las primeras hojas del fajo. Su propia letra, pequeña y confusa, se alternaba con la meticulosidad y corrección formal de la de Guillén. Cada hoja tenía un pequeño símbolo que identificaba su origen, pero el cuerpo de texto se debía al trabajo de ambos jóvenes. No había sido un trabajo improvisado, ni tampoco uno sencillo, pero si algo eran Guillén y Xacobo era voluntariosos. O cabezones, según se mire. Y locos. Aquello había era, bajo cualquier óptica posible, una verdadera locura. Lo sabían, claro, ambos lo sabían. Pero lo habían prometido, y resulta sorprendente lo que una persona puede hacer por amor.


    Tenemos cuanto necesitamos. Cuando terminemos de ponerlo todo junto, habremos cumplido nuestra promesa. Estará fuera de nuestras manos. -estaba manipulando una pipa y una bolita marrón. Con cuidado, la encendió en una vela, dando unas cuantas chupadas que inundaron la habitación de humo fragante.- Oh, madurad, Pastrana, no os va a matar un poco de humo.


    Xacobo era muy aficionado al kif, que fumaba en pipa, pero Guillén no había querido seguirle en aquel viaje. Neeeeeerd, exclamaba metafóricamente el Lucero cada vez que el Duque rechazaba su ofrecimiento. Pero era su despacho, así que no se contuvo y disfrutó de un par de caladas más mientras lanzaba una ojeada en derredor. Entre los bustos de coral de los reyes, había dos o tres pinturas -su propio retrato, uno de los primeros de Gaspar, una escena de Santa Kyrene y una escena de la batalla de Nájera-, así como un estandarte, bordado en seda negra e hilo de oro con el cáliz encendido y acuchillado de la Cofradía del Santísimo Christos de las Navajas, de la que el mismo Xacobo era Diputado. El Marqués dejó su mirada vagar antes de volver a habla.


    ¿Creéis que nos meteremos en líos, amigo mío? Por... ya sabéis.


    Su mirada se posó en una cajita cerrada. Aunque sencilla, la calidad de la madera demostraba que lo que contenía era importante.

_________________

☽︎ Xacobo da Lúa, Marqués de Gondomar y las Islas et cætera. || Ανοιξη νίκη!|| Royal Ambassador of Castile-León in Rome ☾

Dernière édition par Hermerico le Mer Jan 31, 2024 12:34 pm; édité 1 fois
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé
Guillen.



Inscrit le: 23 Jan 2024
Messages: 2

MessagePosté le: Sam Jan 27, 2024 12:38 pm    Sujet du message: Répondre en citant

Si en algún momento de su primera y tierna juventud, le hubieran dicho a Pastrana que se embarcaría en una empresa de tal naturaleza, habría tomado al incauto que hubiera proferido semejante barbaridad por la solapa de la camisa y le habría preguntado sobre su estado de sobriedad. Guillén había aborrecido de siempre el papeleo, aunque su camino por las diversas Instituciones Reales no había hecho sino inmiscuirle cada vez más en la Burocracia y lo que de ella se seguía: papeles variados.

- Es, desde luego, querido amigo, difícil compararse con nosotros.

Al de Pastrana le gustaba pensar que era una medida más humilde que Gondomar, aunque su fornido pecho se henchía de orgullo a cada pequeña o gran victoria que conseguían y, en aquel caso, no era menor la presa que perseguían, el buen fin que querían alcanzar. El d'Astarac carraspeó cuando el humo de la Sin Nombre embargó sus fosas nasales, de ser otra persona, una mirada asesina habría sido dirigida hacia el marqués pero él, él simplemente no era aquella clase de persona. Por lo que se limitó a fruncir el ceño y contener las ganas de ahogar la vela con sus dedos.

- No sé cómo os puede gustar, con mil perdones, esa basura .- La mirada del Duque entonces se posó en la caja, su particular y preciado tesoro .- Las promesas han de ser cumplidas, excelencia, y no hay lío del que no sepamos salir, nos las hemos visto en peores.

_________________
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé
Hermerico



Inscrit le: 03 Juil 2020
Messages: 58
Localisation: Jamais bien loin, jamais bien là.

MessagePosté le: Lun Jan 29, 2024 12:59 pm    Sujet du message: Répondre en citant

    Xacobo sonrió. Tal era el poder de Guillén, que le hacía, en ocasiones, dejar de ser un estirado y demostrar emociones humanas.


    Siempre sabemos. Las anguilas de nuestro siglo, mi querido Astarac.

    Miró la caja, no sin cierta nostalgia.

    _____________________________________________________________

    Abadía de Sant Abysmo de Ripoll
    Principat de Catalunya
    El antes



    Es una pregunta recurrente en el campo de la pseudoética la de si el fin justifica los medios. Al verse ante ella, Xacobo, como buen gallego, respondía con un "depende". Depende del fin, depende de los medios. La vida le había enseñado dos o tres cosas respecto a aquellas dos realidades, y una de ellas era que solía existir más de un medio para alcanzar cada fin. Otra de las cosas que la vida le había enseñado era la sencilla máxima con que regía muchos de sus, digamos, negocios originales: rápido, engrasado y en silencio. Engrasado, por cierto, es jerga para "suavizado con oro". Sobornado, vaya. Aquella forma de ver las cosas solía funcionar. Por ejemplo, podría haber escrito una carta a... no se, a alguien. Explicar qué querían, cómo pensaban hacerlo y qué necesitaban. ¿Y entonces? Con suerte en unos meses, les concederían una autorización limitada, supervisada y plena de sospechas. Sin ella, morirían sin llegar a saber si podían hacer aquello. Xacobo sabía ser paciente pero, para ser más sinceros, no sabía serlo. Por eso había decidido obviar todos aquellos pasos, aparecerse de la nada allí y deslizar unas monedas en las manos adecuadas. Estarían fuera tan rápido que nadie llegaría jamás a saber que una vez estuvieron dentro.


    Es ella.


    Había hablado, como no, al Duque de Pastrana, con quien compartía aquella noche carga, misión y peligro, como tantas otras veces a lo largo de aquella espantosa guerra. Y hablaba de una mujer anciana que se había acercado a ellos, renqueando. Eran una visión poco discreta, la verdad, cuatro personas -Xacobo, Guillén, Gaspar y Lefou- que claramente intentaban que no se les reconociese, con mantos encapuchados de tela basta y sin adornos. Los caballos y sus arneses, por desgracia, daban buena cuenta de su calidad.


    ¿Cómo os llamáis?-la mujer abrió la boca. A la grisacea luz del amanecer, el Lucero vio que no tenía lengua.- Mejor para todos, supongo.


    La mujer sacó un aro cargado de llaves y se lo tendió al Marqués. El noble, por su parte, le tendió una bolsita llena de monedas. Había pagado bien por aquella llave. La mujer desapareció y Xacobo se acercó a la puerta. Con cuidado, introdujo una llave. Giraba. Conteniendo la emoción, abrió la puerta y sus compañeros entraron en el recinto. El propio Xacobo cerró tras de sí.


    Estamos dentro, Astarac.


    Estaban dentro. A su alrededor, los abandonados edificios de lo que un día fue la Abadía Tomista de Sant Abysmo de Ripoll iban haciéndose más visibles.

_________________

☽︎ Xacobo da Lúa, Marqués de Gondomar y las Islas et cætera. || Ανοιξη νίκη!|| Royal Ambassador of Castile-León in Rome ☾


Dernière édition par Hermerico le Mer Jan 31, 2024 12:33 pm; édité 2 fois
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé
Guillen.



Inscrit le: 23 Jan 2024
Messages: 2

MessagePosté le: Mar Jan 30, 2024 8:26 pm    Sujet du message: Répondre en citant

Guillén resolvía aquel tipo de dilemas morales no haciéndose las preguntas de las que seguramente no le hubiera gustado la respuesta. Cínico, tal vez, eficaz, por supuesto. En su opinión, el delito había sido dejar decaer la Abadía al lamentable estado en el que se encontraba .- Otrora este tuvo que ser un buen lugar, sí... Desde luego que tuvo que ser un buen lugar donde vivir.- Seguramente Gondomar no estaba como para atender a aquel súbito arranque de nostalgia por el pasado... Por el pasado ajeno, pero eso no impidió que Guillén no dejara de lamentarse por el descuidado, decadente y, en suma, más que desperfecto estado de cuanto les rodeaba. Llegaron ante una mujer que, al menos para Pastrana, se le antojaba que ya era vieja en los tiempos en los que Imnaril era un pensamiento en la mente de sus progenitores.

- Esperemos encontrar lo que buscamos .- Dijo accediendo al recinto, contestando a las palabras del Marqués.- Mi suegro fue una vez guardían de este sitio, ¿Sabéis? Antes de abrazar la Reforma, disponía de su propio juego de llaves, incluso... No sé qué hizo con ellas, nos habríamos ahorrado un buen dinero .- Dijo apartando una rama .- Mi mujer siempre ha dicho que más le dolió que le retiraran los accesos de este lugar que a todas las aulas del entonces Seminario Fray Tanys... Hasta ese Seminario ha sido clausurado, oh tempora; oh mores.

Caminaron por lo que en su día hubo de ser un sendero muy bonito, rodeado por, seguramente, ramajes, flores y arbustos mucho más cuidados y bonitos que la imagen que en ese entonces se mostraba ante ambos nobles y respectivos criados. La naturaleza había recuperado, al menos en parte, el espacio que alguna vez fuera tomado por la Fe y sus servidores.

- ¿Qué buscamos exactamente? .- Dijo al cabo de un rato .- ¿Y cómo estáis tan seguro de que este sitio no ha sido saqueado en alguna de las cien guerras civiles que asolaron al Principat por aquel entonces?

_________________
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé
Hermerico



Inscrit le: 03 Juil 2020
Messages: 58
Localisation: Jamais bien loin, jamais bien là.

MessagePosté le: Mer Jan 31, 2024 12:32 pm    Sujet du message: Répondre en citant

    El Lucero iba mirando alrededor, aparentemente abstraído. Pero estaba escuchando, claro. Xacobo siempre escuchaba a Guillén. Más o menos.


    Curioso. Mi padre, en cambio, fue cisterciense. Estudió en Noirlac y todo. Quizás un día debamos pasar por Vallbona. -o no, vaya.- No creo que lo hayan saqueado. Este monasterio estuvo ocupado hasta hace relativamente poco. No creo que la guerra haya llegado a tocar Ripoll.


    Xacobo sabía, de hecho, quién había sido el último Abad de aquel lugar, mucho antes de la disolución de la Orden Tomista. Uno no pasaba por alto el nombre del Cardenal Valyria. Chasqueó la lengua, en gesto de familia mientras, ya acomodadas las monturas, buscaba otra llave.


    Documentos. Lo que haya sobre Ignius de Muntaner. La relación de mi Casa y de la de vuestra esposa con el Cardenal es, esencialmente, posterior. Lo que encontremos aquí puede ser relevante. Buscamos becerros, crónicas... esa clase de cosas.


    Habían buscado y habían encontrado. Los dos jóvenes estaban acostumbrados a moverse entre las polvorientas estanterías del Real Archivo de Simancas, que reunía los archivos de la nobleza castellana. Aquello no era un reto para ellos: sabían lo que buscaban y sabían cómo encontrarlo. En silencio, roto apenas por breves intercambios de palabras, fueron revisando los archivos tan rápido como pudieron. No podían llevarse los archivos -es decir, sí podían, habían elegido no hacerlo-, de modo que iban anotando cada descubrimiento en las hojas que habían traído consigo. Poco a poco, fueron llenándolas con información. Aunque algunas cosas siguieron en la sombra, otras muchas quedaron iluminadas por sus descubrimientos.


    Hemos topado con roca. -dijo, cerrando un viejo volumen. Durante un instante, la nube de polvo tomó la forma exacta de la Santa Faz, pero ninguno de ellos estaba prestándole atención.- Tenemos lo que necesitábamos, lo que podíamos conseguir. Cualquier cosa que averigüemos en adelante va a ser poco importante y difícil de obtener. Creo que es el momento de emprender retirada.


    Entonces, ocurrió algo que perfectamente pudo no haber sucedido. Tras dejarlo todo como estaba y mandar a Gaspar y Lefou a guardar los documentos, Xacobo y Guillén aprovecharon para dar un pequeño rodeo. Sus pasos les llevaron a la iglesia, donde aprovecharon para rezar un poco. Los reformados, como los de Bilbao, rezaban donde les daba la gana. Antes de marcharse, el Lucero dio una vuelta, dejando su mirada vagar por los elementos arquitectónicos, una de las aficiones del joven Armiño. Estaba caminando por detrás del altar cuando soltó una blasfemia. Una blasfemia gordísima.


    ¡Astarac!


    Cuando Guillén llegó a su lado, Gondomar tenía una caja ricamente decorada en las manos. Con el semblante más pálido que de costumbre, indicó a Pastrana que mirase aquello.


    En el interior había un trozo de madera.

_________________

☽︎ Xacobo da Lúa, Marqués de Gondomar y las Islas et cætera. || Ανοιξη νίκη!|| Royal Ambassador of Castile-León in Rome ☾
Revenir en haut de page
Voir le profil de l'utilisateur Envoyer un message privé
Montrer les messages depuis:   
Poster un nouveau sujet   Répondre au sujet    L'Eglise Aristotelicienne Romaine The Roman and Aristotelic Church Index du Forum -> Palazzetto di Sisto Toutes les heures sont au format GMT + 2 Heures
Page 1 sur 1

 
Sauter vers:  
Vous ne pouvez pas poster de nouveaux sujets dans ce forum
Vous ne pouvez pas répondre aux sujets dans ce forum
Vous ne pouvez pas éditer vos messages dans ce forum
Vous ne pouvez pas supprimer vos messages dans ce forum
Vous ne pouvez pas voter dans les sondages de ce forum


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group
Traduction par : phpBB-fr.com